Esta es una sesión de fotos muy especial porque fue la primera que hicimos para Fashion Changemakers. Pedro y yo nos fuimos a La fuente del Gallo, Conil, donde he pasado todos los veranos de mi vida. Algunos más tiempo que otros, pero no recuerdo un solo verano en que no haya ido a desconectar y darme un baño. A alimentarme de puestas de sol y de calor familiar. Así que tenía sentido comenzar mi proyecto desde un lugar cercano donde me siento en casa y acogida. 

Empecé el proyecto con la fuerte convicción de tejer jerseys de lana nacional tejidos por mujeres en riesgo de exclusión social, pero por el camino me enamoré de los jerseys de lana antiguos y pensé que sería mucho más sostenible recuperarlos y volverlos a introducir en el mercado. Y así nació Fashion Changemakers, con el énfasis puesto en la moda sostenible, la naturaleza, la tradición y el diseño.

En las fotos aparezco con un par de jerseys de lana vintage. El más grande de ellos no tiene etiqueta por ningún lado, parece tejido a mano, pero su suavidad y sus texturas son impresionantes. Me recuerda a las diferentes texturas de la playa en esa época de año. Al ser aún invierno los temporales habían arrastrado la arena de la playa hacia el fondo y había todo un paisaje rocoso en ocasiones teñido de color por infinidad de algas.

Así que en esta playa empieza un viaje lleno de ilusión e inseguridad a partes iguales, pero con la confianza puesta en que poniendo el foco en el respeto a la naturaleza la marea sólo puede traer cosas buenas.