Esta sesión de fotos fue el resultado de una colaboración con Marta, de Marlot Studio. Marta vive en Tokio pero nos estuvo asesorando con la estrategia de comunicación de la marca. Aprovechando que vino unos días a Madrid nos escapamos a la Casa de Campo un precioso día de primavera y tuvimos la oportunidad de sacar estas increíbles fotos.

Tengo la suerte de vivir y tener el estudio cerca de la Casa de Campo (yo la llamo mi jardín), y casi cada día me escapo a dar un paseo, correr, o desconectar un poco. Me inspira ver cambiar las plantas y las flores a lo largo de las estaciones, y no dejo pasar una oportunidad de capturar los colores de la naturaleza.

Trabajar con Marta fue algo excepcional porque tiene un gusto sublime. Imagino que su estancia en Japón la ha hecho apreciar la elegancia  del día a día y la belleza de la vida cotidiana.

En esta sesión ambas nos dejamos llevar por las flores, y la naturaleza fue marcando nuestro camino. Los dos vestidos son parte de mi armario, me gustan mucho los vestidos vintage de flores, pero me cuesta mucho encontrarlos de algodón, así que cuando encuentro uno me siento muy afortunada. ¡Y si además es de mi talla doy saltos de alegría! Soy muy pequeñita así que no siempre sucede, pero en ese caso los entallo. 

La falda negra de florecitas blancas si está a la venta en la web. Es maravillosa y es perfecta para usar tanto en verano como en invierno. La tela es muy finita, lo que la hace fresca en verano. Para invierno la puedes usar con unas medias tupidas y unas botas y queda genial.

Os dejo el enlace a la web de Marlot Studio por si queréis entrar en contacto con ella, o echar un ojo a sus fotos: http://www.marlotstudio.com